Mostrando entradas con la etiqueta DIY. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta DIY. Mostrar todas las entradas

sábado, 17 de diciembre de 2016

TURRON DE GALLETAS MARIA

¿Qué tal, amigos?

Después de un tiempo sin publicar, me he animado a compartir este TURRON DE GALLETAS MARIA, que está riquísimo, es muy fácil de hacer, y viene perfecto para compartir en estas fechas...


Lo primero de todo, decir que he seguido la receta de Ana Sevilla, que siempre es garantía de que van a salir bien las cosas... 

Para hacer este turrón he utilizado la ThermomixTM, y los siguientes ingredientes:

- 200 gr. galletas María
- 100 gr. chocolate blanco para postres
- 200 gr. chocolate negro para postres
- 100 gr. almendras tostadas
- 50 gr. AOVE suave

Reservamos 10 galletas, que trocearemos a mano, y el resto se pica el Thermomix con varios golpes de turbo. Reservamos.

Sin limpiar el vaso, picamos las almendras, 6 seg. velocidad 4.

Reservamos, y sin lavar el vaso, picamos los chocolates con varios toques de turbo. Reservamos.

Ya tenemos nuestros ingredientes preparados.


Calentamos el aceite durante 3 minutos a 70ºC, velocidad cuchara.

Ahora toca fundir el chocolate. Para ello, programamos 2 min. 30 seg., a 37ºC, e incorporamos el chocolate al aceite, vel. 2. Si vemos que no termina de fundirse, que fue mi caso, programamos otro minuto.

Añadimos las galletas (molidas y troceadas) y las almendras, y programamos 10 seg., giro a la izquierda, vel. 2.

Ya tenemos nuestro turrón terminado. Ahora sólo queda pasarlo a los moldes. 

En facebook vi esta idea estupenda: utilizar tetrabricks como moldes. 


Es genial porque cuando se enfría y endurece el turrón, es muy fácil desmoldarlo.

Y ya tenemos nuestro turrón de galletas María listo...


¿Os apetece un trocito?

Con este post participo en el Reto Recetas Navideñas de facilisimo.com, donde podéis encontrar más recetas de turrón.

Un besote y Feliz Navidad

lunes, 15 de agosto de 2016

CESTA DE PLAYA PERSONALIZADA

Ya está. De este verano no podía pasar... Llevo dos años viendo unas cestas de playa ideales, pintadas con corazones y demás, y llevo el mismo tiempo buscando una cesta "al natural" y hasta estas vacaciones no he dado con ella. Lo cuál quiere decir que no iba a llegar a tiempo. Pero por otro lado, me daba igual, porque además de ser como quería, viene con un "extra" y es que se cierra en plan saco... 

Tenía claro lo que quería dibujar en ella: una estrella. 

Y el color: rojo.


Lo de la estrella, porque me encanta mirar las estrellas. Y el color, aparte de parecerme muy veraniego y alegre, tengo pintura acrílica y textil en rojo. ¿Y textil por qué?, diréis. Pues porque la idea era personalizar unas alpargatas a juego.

Veréis, en casa somos sólo dos hermanas, y cuando me casé nos echábamos mucho de menos. Así que a mi hermana se le ocurrió que nos podíamos apuntar a manualidades juntas. Así que la tarde de los martes la pasábamos aprendiendo todo lo que podíamos, y entre las cosas que aprendimos estaba la pintura en tela: pareos, camisetas, alpargatas, pañuelos de seda, mantoncillos de gitana (para la feria).... Pero ya os contaré en más detalle cómo iba todo eso, si encuentro mis alpargatas (ojo, que el verano todavía no ha terminado oficialmente)

Para hacer mi platilla de estrella, busqué un plato que quedase bien en el lateral del bolso. Lo marqué sobre una cartulina y sobre ese círculo dibujé mi estrella. Se recorta y la colocamos en el lado que queramos pintar la estrella, sujeta con un poco de cinta de carrocero por detrás.


Ahora, vamos cortando tiras de cinta de carrocero, y vamos marcando cada lateral de la estrella.


De forma que cuando la levantemos tengamos delimitado el espacio que hay que pintar.


Lo mejor es comenzar con cuidado por los bordes, con un pincel plano mediano. Es conveniente revisar si hay alguna hebra suelta y quitarla, que puede que al despegarse nos deje la marca "en blanco".


Seguimos con el centro del dibujo con un pincel más grueso.


Revisamos si hay algún hueco que se haya quedado sin pintura y dejamos secar.


Si tenemos prisa, podemos utilizar un secador, pero con potencia media, no vaya a moverse la pintura si le da el aire muy fuerte y cerca...

Retiramos la cinta de carrocero cuando la pintura esté bien seca, y corregimos si hay alguna zona en la que la pintura se haya salido algo.


Ahora tenemos varias opciones: o seguimos decorando nuestra bolsa, con lentejuelas, madroños o borlones, o la dejamos tal cual, que yo creo que queda bien mona.

¡Y lista para ir a la playa!

¿Alguna de vosotras ha personalizado su bolsa de playa?

¡Besitos!

viernes, 15 de abril de 2016

COJIN NUBE DORMIDA

Hace como un mes os enseñé el COJIN GOTA DE LLUVIA que hice para Martita (inspirada por el blog de mi amiga Teresa, Aurea's Kitchen.)


Para la mayor, María, hice un COJIN NUBE DORMIDA.


Para hacerlo necesitaremos:
- tela en colores suaves (utilicé un piqué celeste con lunares en blanco)
- papel y lápiz para hacer la plantilla de nuestro cojin
- aguja, dedal, hilo, tijeras... yo lo he cosido a mano
- hilo negro de bordar
- jaboncillo o una cera de colorear que contraste con la tela
- relleno de cojines
- cinta "hecho a mano con amor" (opcional)

Lo primero fue dibujar una nube sobre un folio. Si no os veis muy seguras dibujando, en internet encontraréis miles de dibujos de nubes para colorear. Lo recortamos.


Doblamos la tela con el derecho hacia adentro y fijamos la plantilla con unos alfileres.

Seguimos el contorno con el jaboncillo (yo utilicé una cera roja)


Retiramos la plantilla y volvemos a fijar con alfileres para recortar los dos lados a la vez.


Sobrehilamos ambas caras del cojín, y una vez sobrehilado, ponemos la parte delantera en un bastidor, y bordamos la cara con hilo negro de bordar.


Dibujamos los ojitos cerrados con las pestañas, y la boca sonriente, para guiarnos a la hora de bordarlos (en la foto, con la luz, no se ve bien, pero están dibujados), y comenzamos a bordar en bastidor.



Disfruté mucho viendo cómo avanzaba la carita... :-)




Una vez bordada la cara, volvemos a unir con los delanteros enfrentados e hilvanamos.


Como en el otro cojín, utilicé una cinta preciosa en la que pone "hecho a mano con amor", así que la sujetamos también al hilvanar.


Ahora, cosemos todo el contorno, dejando una pequeña ranura por la que al volverlo del derecho podamos meter el relleno.

Podemos hacerlo a máquina, o a mano, como hice yo, con punto atrás.

Rellenamos y cerramos con puntadas invisibles.



Y ya tenemos nuestra nube lista para achuchar...

De verdad que es súper agradable. Y como os comenté en el otro cojín, no es complicado de hacer.

Aquí podéis ver el que hice en forma de gota de agua.

¡Besitos!

jueves, 17 de marzo de 2016

COJIN GOTA DE LLUVIA FELIZ

Hace ya unos meses que vi estos cojines en el blog de mi amiga Teresa, Aurea's Kitchen.

Así que estas Navidades preparé un juego de cojines para mis dos sobrinas. En cuanto la peque sea un poco mayor, empezarán a compartir cuarto, así que elegí un modelo diferente para cada una.



Para la pequeña, Marta, hice un COJIN GOTA DE LLUVIA FELIZ.


Para hacerlo necesitaremos:
- tela en colores suaves (utilicé un piqué con cuadritos vichy en rosa y blanco)
- papel y lápiz para hacer la plantilla de nuestro cojin
- aguja, dedal, hilo, tijeras... yo lo he cosido a mano
- hilo negro de bordar
- jaboncillo o una cera de colorear que contraste con la tela
- relleno de cojines
- cinta "hecho a mano con amor" (opcional)

Lo primero fue dibujar una gota de agua sobre un folio. Si no os veis muy seguras dibujando, en internet encontraréis miles de dibujos de gotas de agua para colorear. Lo recortamos.

Tenía dos telas en casa muy infantiles, y había que decidir cuál pegaba mejor con cada diseño...



Me pareció que la nube quedaría mejor en celeste, y la gota de lluvia en rosa.

Doblamos la tela que hayamos elegido con el derecho hacia adentro y fijamos la plantilla con unos alfileres.


Seguimos el contorno con el jaboncillo (yo utilicé una cera roja)


Retiramos la plantilla y volvemos a fijar con alfileres para recortar los dos lados a la vez.


Sobrehilamos ambas caras del cojín, y una vez sobrehilado, ponemos la parte delantera en un bastidor, y bordamos la cara con hilo negro de bordar.


Una vez bordada la cara, volvemos a unir con los delanteros enfrentados e hilvanamos.


Encontré una cinta preciosa en la que pone "hecho a mano con amor", así que la sujetamos también al hilvanar.


Ahora, cosemos todo el contorno, dejando una pequeña ranura por la que al volverlo del derecho podamos meter el relleno.


Podemos hacerlo a máquina, o a mano, como hice yo, con punto atrás.


Rellenamos y cerramos con puntadas invisibles.

Y ya tenemos nuestros cojín listo para regalar.


Es súper agradable. Y además no es complicado de hacer.

¿Os animáis a hacer vuestro cojín?

Ya mismo os enseño cómo hice el cojín con forma de nube.

¡Besitos!

viernes, 11 de diciembre de 2015

DIY CHRISTMAS CARD - TARJETAS NAVIDEÑAS

Ahora que se van acercando las Navidades, como habréis visto, estoy proponiendo algunas cosas "hand made" con tiempo, para que no se nos echen las fiestas encima.

Una cosa que como te despistes llega tarde son las felicitaciones o Christmas.

Siempre me ha gustado escribir, y en esta época especialmente. Aunque cada vez está más en desuso, siempre hace ilusión recibir una tarjeta.

La primera Navidad de casada enviamos más de 40 tarjetas, entre familia y amigos. No queríamos dejar de felicitar las fiestas a nadie. Es verdad que cada vez el número va bajando por la falta de tiempo, y lo hemos reducido a la familia (siempre padres, hermanos y tíos).

También es verdad que siempre me ha gustado felicitar combinando tarjetas hechas por mi y tarjetas emitidas con fines benéficos, como Unicef o Médicos sin Fronteras.

Así que aquí voy a enseñaros algunas de las que he enviado en los últimos años...



Si tenéis alguna bolsa de alguna tienda con un estampado bonito, podéis recortar un círculo (marcándolo con un vaso, por ejemplo), pegarlo sobre cartulina kraft (que antes habréis cortado y plegado en forma de tarjeta), y decorarlo con cinta de raso para tener una bola de Navidad.


Como podéis ver, aproveché el papel para personalizar también el sobre...

Una opción muy interesante con niños, por su facilidad y rapidez (los niños quieren ver los resultados de lo que hacen sobre la marcha) es el washi tape. Se puede utilizar en cartulina de cualquier color, y con simples tiras de distintas longitudes podemos hacer unos árboles de Navidad así de alegres


El año pasado me lancé con el fieltro. Hice unos adornos para el árbol en forma de abeto (que podéis ver aquí), y las tarjetas a juego...


Una cartulina blanca ondulada, fieltro verde cortado en forma de abeto, borlas de fieltro y una pistola de silicona para pegarlo todo... Fácil y rápido.

Otra Navidad hice esta tarjeta, para un swapping que organizaron las chicas de "Desafío Love Craft", con unas ramitas de tuya y cinta de raso sobre cartulina color craft. Además ese año en un mercadillo de segunda mano encontramos unos sellos de Navidad monísimos, así que lo estampé por detrás. Como remate, washi tape bordeando el pie de la tarjeta.



Como se suele decir, el límite es la imaginación.

En cualquier caso, os animo a hacer vuestros propios Christmas, y a felicitar a vuestros familiares y amigos más cercanos con ellos. Con este ritmo loco que llevamos, pararse unos minutos a dedicar unas palabras a alguien tiene muchísimo valor, y creo que así se recibe al encontrar la tarjeta en el buzón...

¡Besitos!

miércoles, 9 de diciembre de 2015

REYES MAGOS EN FIELTRO PARA EL ARBOL DE NAVIDAD

Creo que otra Navidad ya os conté que cuando era pequeña, en vacaciones de Navidad, mi madre se ponía con mi hermana y conmigo a hacer algunos adornos: pompones de lana roja, cajas de zapatos forradas para el pie del árbol, y de cerillas también, como si fueran regalos, para colgarlas...

Ahora soy yo la que los hace, como es lógico. Desde hace algunos años, cada Navidad colgamos algo nuevo en el árbol, algo que haya hecho yo en casa, aunque reconozco que los años que hemos hecho viajes en los que por la fecha podemos visitar mercadillos navideños el adorno especial es un recuerdo de esa ciudad...

Desde que tengo el blog, además, he ido compartiendo lo que hacía, como estas bolas forradas con tela, o este abeto en fieltro.

El año pasado me encantó trabajar con el fieltro, así que para este año lo tenía claro desde el primer momento: tenía que ser algo navideño en fieltro.

Así que pensé en Sus Majestades, Los Reyes Magos.



Para hacerlos, lo primero fue dibujarlos, de forma muy básica, ya que luego hay que cortar y coser.



Luego hay que buscar fieltro en cada color que tengamos previsto utilizar.



Me ha resultado muy fácil encontrar cada hilo justo del mismo color que el fieltro, ya que hace muchísimos años que hago punto de cruz, así que os podéis imaginar la variedad de tonos que tengo de cada color...



Luego, calqué cada parte de cada rey en papel cebolla, haciendo así las plantillas para pasar al fieltro.




Dibujamos sobre el fieltro y recortamos con cuidado.



Como los adornos van rellenos, algunas piezas van por duplicado, como las coronas, así que puse el fieltro doble, sujeto con alfileres, para cortar, y así no hay que dibujar dos veces la plantilla.


Para hacer la parte de atrás de cada uno (vamos, el pelo), recorté primero la parte exterior de la barba, con dos piezas unidas. Separamos las piezas y seguimos recortando la que tiene dibujada la barba. La que no hemos seguido recortando será la parte de atrás.

Ahora hay que ir uniendo las piezas de cada Rey Mago. Yo lo he hecho con puntadas muy pequeñas de "punto atrás", de forma que parezca un pespunte.



Así, cosemos primero la barba sobre la cara, luego el bigote, y por último la nariz.

Ahora le toca el turno a las coronas, Para fijarlas, antes compruebo que quedan bien situadas las dos mitades, para que a la hora de cerrarlo me cuadren.


A continuación, y antes de unir ambas piezas, los ojos. Aquí no tenía claro lo que iba a hacer, así que empecé dibujando seis círculos sobre fieltro blanco, con lápiz y un punto negro grueso en el centro, con rotulador. Quedaba bien, pero no me convencía, así que sobre ese punto bordé con hilo doble negro. Se recortan los ojos y se cosen igual que el resto de las piezas.



Ahora sí, ya podemos unir las dos mitades de cada Rey Mago. Para rellenarlas cómodamente, lo mejor es comenzar a unirlas por la coronas, sin olvidarnos de que hay que poner algo para colgarlos del árbol.



Al principio pensé en baker's twine, pero al final busqué una cinta de falla en tono dorado suave, que fui cosiendo en la parte central de cada corona conforme la vaya cerrando...



Para las partes más cerradas, como las puntas de las coronas, nada más terminar de coserlas, empezaremos a meter pequeños montoncitos de miraguano, porque como esperemos al final, no va a haber manera...

Seguimos uniendo partes, cada una en su color, y haciendo un pespunte pequeño. Antes de terminar, habrá que rellenar del todo cada Rey Mago.



Por último, un toque de colorete. Primero se prueba en un trozo de fieltro para ver cómo queda. 



Lo suyo es pasar el pincel antes por un trozo de papel de cocina, para retirar el exceso y no dar mucho color de golpe. Mejor tener que dar varias pasadas que pasarnos...



Y ya tenemos nuestros Reyes Magos listos para colgar en el árbol.



¡A ver si se portan bien este año!

Por cierto, ¿tenéis un Rey Mago favorito? El mío siempre ha sido Baltasar. ¿Y el vuestro?

¡Besitos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...