Mostrando entradas con la etiqueta verduras. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta verduras. Mostrar todas las entradas

jueves, 1 de septiembre de 2016

ENSALADA DE REMOLACHA, BERENJENA ASADA, NARANJA Y QUESO DE CABRA - RETO COCINILLAS

Con el final del mes volvemos a la carga con el Reto Cocinillas. Y esta vez, toca salado.... y ligero.



Una ENSALADA DE REMOLACHA, BERENJENA ASADA, NARANJA Y QUESO DE CABRA...

La receta original es de Lorraine Pascale, como cada mes...


Y lleva remolacha asada, pero como no la encontré cruda y me había hecho a la idea de asar verdura, le incluí la berenjena, y le quité las avellanas, para hacerla algo más ligera... 

Los ingredientes que he utilizado han sido:
- 1 remolacha cocida
- 1 berenjena
- 1 naranja
- 1 rulo de queso de cabra
- 1 bolsa de lechugas tipo "mezclum"
- romero
- Aliño: AOVE, vinagre de módena, jarabe de arce (o miel), sal y pimienta.

Lavamos y cortamos la berenjena en rodajas de unos dos centímetros, y a su vez en trozos.

Disponemos sobre una fuente de horno, con aceite y romero. Y asamos una media hora a 200ºC.


Dejamos que se atempere.

Preparamos la ensalada, mezclando los ingredientes del aliño (Lorraine lo hace metiéndolos en un tarro de cristal, cierra bien y lo agita con energía), y aderezamos y reservamos.

Por otro lado, picamos la remolacha en dados.

Pelamos la naranja a lo vivo, y reservamos los gajos. 

Y cortamos el queso en rodajas como de un centímetro.

Sobre la ensalada aliñada incorporamos la berenjena...


La remolacha...


Los gajos de naranja...


Incorporamos las rodajas de queso de cabra y a servir y comer!


Nos gustó mucho. La combinación del dulce de la remolacha con el ácido de la naranja y el punto amargo de la berenjena, en mi opinión, va muy bien. Además, la mezcla de texturas, crujiente y cremoso, templado y fresco... ¿Vamos, todo un éxito!

¿Queréis ver cómo les ha quedado la ensalada a mis compañeras de reto? Pues aquí tenéis los enlaces:

Natalia, de Sabores de Nati

Y aquí teneis la receta lista para imprimir.


¡Besitos!

sábado, 30 de abril de 2016

ALBONDIGAS VEGANAS DE GARBANZOS CON SALSA DE TOMATE ROMERO Y PIPAS DE CALABAZA - RETO COCINILLAS

Volvemos a la carga con el Reto Cocinillas de LOK@S POR LORRAINE, donde cada mes hacemos una receta de la chef Lorraine Pascale.

Este mes toca salado, y hemos tirado por la vía vegana, aunque cada uno con sus modificaciones...


ALBONDIGAS VEGANAS DE GARBANZOS CON SALSA DE ROMERO Y PIPAS DE CALABAZA

He de admitir que no me convencía mucho la receta.. ¡¡pero nos ha encantado!!.

Además, es muy fácil de hacer y no se tarda mucho.


Casi se tarda más en escribir el nombre que en hacer las albóndigas en cuestión...

Pero mejor explicamos la receta paso a paso...

Para hacer las albóndigas necesitaremos:
- 1 tarro de garbanzos cocidos
- un pellizco de sal gruesa
- 8 cucharadas de pan rallado sin gluten (o normal), aunque al final yo no he utilizado ninguno
- 2 dientes de ajo
- 1 cebolla
- 1 cucharadita de chile en polvo o en escamas
- aceite, pimienta y harina

Para la salsa:
- 2 cucharaditas de semillas de comino
- 2 cucharaditas de cúrcuma (que yo he sustituido por curry)
- 2 ramitas de romero finamente picado
- 1 puñado de semillas de calabaza
-
500 g de pasatta (puré de tomate italiano), que yo he sustituido por concentrado de tomate.
- 2 cucharaditas de salsa Worcestershire vegetariana o normal
- 2 dátiles, finamente picados
- un chorrito de vino tinto (vegetariano o regular) – opcional. Como siempre, en casa el vino que utilizamos es FINO D.O. MONTILLA-MORILES

Escurridos los garbanzos, lo ponemos junto con la sal, la pimienta, la cebolla y el ajo en la batidora, con el chile (yo no lo puse porque no nos gusta mucho…) y mezclamos hasta que formen una pasta gruesa.
Como mis compañeros de reto comentaban que se deshacían, sofreí previamente la cebolla y el ajo, para no tener que hacerlas tanto rato.
Si vamos a utilizar pan rallado lo incorporamos ahora y mezclamos suavemente.

Comenzamos a hacer las albóndigas. Para que me resultara más fácil, me puse un poco de aceite de oliva en las manos, y luego fui dejando las bolas en un plato con harina (puede ser de garbanzo para que el plato sea apto para celíacos), para cubrirlas con ella para que sellen bien.

Ponemos un poco de aceite en una sartén y añadimos las albóndigas con cuidado, hasta que estén doradas.

Apartamos y en la misma sartén comenzamos a hacer la salsa, poniendo en ella comino, cúrcuma (en lugar de ésta yo he utilizado curry), romero y pipas de calabaza hasta que comience a oler el comino, moviendo la sartén para asegurarse de que todo se cocine de manera uniforme. A continuación, añadimos el concentrado de tomate, los dátiles picaditos, y un chorrito de vino, que en este caso va a ser Fino Montilla Moriles.

Dejamos que se haga la salsa como unos 8 minutos. Salpimentamos e incorporamos de nuevo las albóndigas, con mucho cuidado, a fuego medio, un minuto más o menos (que si no de pueden deshacer).


Servimos calentitas y disfrutamos.



Y para ver las demás versiones, pasaros por los blogs de mis compañeros de reto:

miércoles, 25 de noviembre de 2015

TALLARINES DE CALABACIN CON BOLETUS Y ALBAHACA

Seguimos con el Curso de Especias que nos propone  Ana, del blog "A Freir Espáragos", con el #RetoEspecializate, en el que estamos viendo por orden alfabético las propiedades y utilidades de las especias.

La especia nº 3 es la ALBAHACA. Y con esta especia he preparado unos Tallarines de Calabacín con Boletus y Albahaca, pero con truco: la pasta no es pasta, sino tiras de calabacín



La Albahaca u Ocimun basilicum procede de India, donde era muy apreciada por su efecto vigorizante. Se extendió por el mediterráneo tanto por el aroma que aportaba a los platos de cocina como por la vistosidad de su planta, que decoraba los jardines de los nobles de la Antigua Roma.

La Albahaca la podemos utilzar en cocina tanto fresca como seca. A mi me encanta el pesto, y la ensalada de tomate, queso de cabra y hojas de albahaca, así que en temporada siempre tengo una plantita de albahaca en la terraza. Pero a finales de verano siempre se mueren, y es una planta que no vuelve a nacer (al menos en maceta), así que para esta época, lo mejor es utilizarla seca.

Hay muchas variedades: de limón, negra....

Y además, tiene efectos beneficiosos para el aparato digestivo, calma picaduras de insectos si se frotan sobre ellas con hojas frescas, y unas gotas de aceite de albahaca en el baño ayudan a combatir estrés, depresión y agotamiento.

Pero vamos con la receta:
- 2 calabacines lo más rectos posibles (para que sea más fácil sacar las tiras)
- 1 cebolla pequeña
- 2 boletus frescos, que en esta época se pueden encontrar en algunas fruterías (pueden ser también en conserva, o secos, que habrá que rehidratar según instrucciones del fabricante)
- 2 cucharaditas de albahaca
- 2 cucharadas de mantequilla 
- 2 cucharadas de leche (o nata)
- aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta
- queso rallado (opcional)

Para que la salsa que de más cremosa, sofreiremos la cebolla en mantequilla, cuidando que no tome color. Cuando empieze a quedar transparente, añadimos los boletus, que habremos troceado con cuidado.



Por otro lado, lavamos bien los calabacines. Hace poco me regalaron el Spirelli, que funciona como un sacapuntas y saca unas tiras perfectas, pero podéis sacar las tiras con el pelador o con una mandolina. Hay que desechar la parte de las pepitas.



Pasamos los "tallarines" a la sartén, donde los saltearemos unos tres minutos. Reservamos. No le añadimos sal, porque soltarían agua y ya no quedarían "al dente".



Mientras, al sofrito le añadiremos dos cucharadas de leche, para dar algo más de consistencia, o nata para cocinar (yo prefiero leche, porque así va a quedar algo más ligero)

Cuando los boletus estén casi a punto, espolvoreamos con albahaca, para que así dé sabor y no se queme, y con pimienta negra recién molida.



Y retiramos del fuego.

Para servir, en cada plato ponemos los tallarines de calabacín, y damos un toque de sal (si queréis, la sal en escamas le va muy bien).

Servimos la cebolla con los boletus sobre los tallarines...


Y saboreamos el aroma de la albahaca con el de los boletus.


¿Os apetece? Para hacer la receta vegana, sólo hay que cambiar la mantequilla por aceite de oliva, y no añadir queso rallado ni nata/leche.

Aquí tenéis la receta lista para imprimir:


Y para ver el resto de recetas con albahaca, sólo tenéis que pinchar en la imagen


miércoles, 6 de mayo de 2015

ESCALIVADA RAPIDA

Esta receta me encanta para el tiempo que entra ahora, porque se puede preparar en poco tiempo y porque está igual de buena templada que fría...


Esta escalivada rápida se prepara en el microondas en una media hora.

No voy a compararla con la que preparan un amigo catalán en horno de leña... Ni muchísimo menos.
Pero sí que es una opción fácil y cómoda para un plato sano y muy mediterráneo...

Necesitaremos:
- berenjena
- pimientos para asar (rojos, verdes... como queráis)
- cebolla
- film de cocina especial para microondas (si no lo tenéis no lo hagáis con el normal, por favor)
- aceite, vinagre y sal para aliñar.


Lavamos y preparamos la verdura.

En un recipiente apto para microondas ponemos primero las berenjenas, troceadas en cuartos.


A continuación, los pimientos cortados en tiras y retiradas las semillas, cubriendo las berenjenas.


Por último, la cebolla, sobre los pimientos, pelada y cortada en rodajas.


Cubrimos con film de cocina en introducimos en el micro, a máxima potencia entre 20 y 30 minutos, dependiendo de la potencia del horno y de la cantidad de verdura. A mi me gusta echar un ojo a los 20 minutos y ver cuánto más tengo que dejar que se haga.

Cuando hayamos terminado, dejamos que se atempere dentro del microondas con la puerta cerrada.

Cuando veamos que se puede manipular la verdura, la sacamos y troceamos, y aliñamos al gusto.

Servimos, y listo.


¿Tenéis costumbre en casa de hacer verdura al horno? ¿Y en el micro?

Aquí tenéis la receta por si la queréis imprimir:



¡Besitos!

viernes, 25 de julio de 2014

JUDIAS VERDES CON TOMATE

Un plato que con me encanta y que hace tiempo que no ponía son las judías verdes con tomate.




Es sano, ligero y está muy rico bien como acompañamiento de otro plato más fuerte (a medio día) o para tomar solo como cena.

Y encima, es facilísimo de hacer.

Los ingredientes que he utilizado son:

- judías verdes (congeladas)
- tomate natural
- cebolla
- aceite de oliva virgen extra
- sal y pimienta

En primer lugar, picamos la cebolla.


En una cacerola ponemos un poco de aceite de oliva y comenzamos a sofreirla.

Lavamos y picamos los tomates. 

Si no os gusta encontraros la piel, les podéis hacer un corte en cruz en la base, introducir en agua hirviendo un minuto. Los enfriamos en agua fría (si no, queman mucho..) y saldrá la piel con muchísima facilidad.


Añadimos a la cebolla cuando ésta lleva unos 20 minutos pochando.



Dejamos que se haga el sofrito y mientras, hervimos nuestra judías...


A mi me gusta hacerlo con poca agua, casi al vapor.

En cuanto están, las refresco bajo el grifo y reservo hasta que esté terminado el sofrito.

Entonces, incorporo a la cacerola.


Removemos un poco, con cuidado de no cargarnos las judías verdes, para que éstas cojan bien el sabor del sofrito.


Tras unos minutos, tenemos nuestra cena lista.


¿Os apetece?

Pues aquí os dejo la receta...



¡¡Besitos!!

viernes, 27 de junio de 2014

SALPICON DE PESCADA

Ya ha llegado el verano.

Y aunque junio nos suele dejar unas noches maravillosas, en las que no dan ganas de acostarse, de la temperatura tan perfecta que hace, muy propias para largas tertulias, el calor del día sigue siendo fuertecito...

Así que, vivan las comidas frescas, con verdura fresca y alimentos cocinados pero enfriados...

Por ejemplo, este Salpicón de Pescada...


Sin duda, es una receta bien fácil, pero que requiere un poco de previsión, ya que lo suyo es que esté todo bien fresquito y ligado.

Os cuento cómo lo hago.

Los ingredientes que he utilizado esta vez son:
- media pescada fresca
- 100 gr. gambas (congeladas en este caso)
- 100 gr. mejillones limpios (congelados también)
- 2 ó 3 tomates
- 1/2 pimiento verde
- 1/2 cebolla: yo la utilizo dulce, que pica menos pero da un sabor buenísimo


En primer lugar, hiervo la pescada, sin trocear, con una hoja de laurel.

Cuando ya está blanda (unos 5-7 minutos) la saco, y aprovecho el agua para cocer las gambas y los mejillones, ya que al estar congelados, tardan lo mismo en hacerse.

Una vez fría la pescada, retiro la piel y las espinas, y la troceo.

A las gambas, les quito los intestinos (ese filito negro que se ve en la parte superior).


Con el tomate, el pimiento y la cebolla, bien lavados, hago una "brunoise", es decir, los pico en cuadraditos pequeños.


Lo vierto todo en una ensaladera, aliño con aceite de oliva virgen extra, vinagre, sal y pimienta, mezclo con suavidad y dejo enfriar en la nevera.


En este rato, además, liga el sabor de los ingredientes, fundamental para que quede rico el salpicón.

Por último, servimos.


Si os apetece, os dejo la receta lista para imprimir.


¡¡Besitos!!

viernes, 28 de junio de 2013

VICHYSSOISE

Varios días con el ordenador roto (malditos virus...) dan para mucho más rato en la cocina... Y eso, a pesar de estar preparando la casa y las maletas para las vacaciones.

Así que esta semana la hemos empezado con una crema (cómo no) fresquita: Vichyssoise.


La invención de la Vichyssoise se atribuye a Louis Diat, un cocinero del Ritz-Carlton de Nueva York, en los comienzos del siglo pasado. El chef Diat recordó los pasos de su invención en una entrevista para el New Yorker en 1950: "En el verano de 1917, cuando llevaba ya siete añosen el Ritz, reflexioné sobre la sopa de patata y puerro de mi niñez, que mi madre y mi abuela solían hacer. Recordé cómo, durante el verano, mis hermano mayor y yo la enfriábamos vertiendo en ella leche fría. Decidí hacer algo de este tipo para los patrones del Ritz".

Vaya, vaya. Qué sorpresa, ¿verdad? Así que esta crema es de origen norteamericano.... Aunque dedicada a la ciudad de Vichy (cercana al pueblo natal de Louis Diat).

La receta que utilizo es la que mi madre ha utilizado siempre. Le sale riquísima. 

Siempre que oigo hablar de esta crema escucho que si es muy complicada, que si es muy laboriosa... De eso nada. Debe ser que al tener el nombre en francés suena "très compliquée"

Como lleva nata también tiene fama de ser muy pesada, pero una ración tiene en torno a 200 calorías.

Además, los puerros son buenísimos para los intestinos. Mejoran la circulación sanguinea y su contenido en zinc fortalece las paredes de las arterias.

Los ingredientes: puerro, mantequilla, cebolla, patata, caldo de pollo sal y pimienta. Yo además le añado un poco de aceite de oliva.



Picamos la cebolla muy finita.

En una olla, derretimos la mantequilla y cuando esté caliente añadimos la cebolla.





Abrimos y limpiamos los puerros, utilizando sólo la parte blanca (guardamos un trocito de la parte verde), y los picamos también muy finos.




En esta foto se ven muy verdes, pero es efecto de la fotografía...

Los añadimos a la olla.

Ahora hay que dejar que queden cebolla y puerro muy suaves y transparentes, pero que no tomen nada de color, ya que si lo hacen el color final de la crema cambiará.

Pelamos y cortamos las patatas en rodajas más o menos finas, y las añadimos.


Podemos ahora echar un chorrito de aceite si vemos que lo pide.



Cuando lleven cinco o diez minutos, añadimos caldo y dejamos que hierva a fuego lento unos 40 minutos.



Pasado ese tiempo debe quedar así de trabadito...


Salpimentamos y trituramos.



Dejamos atemperar y guardamos en la nevera para su consumo al día siguiente.

Se le añade la nata y se mezcla con la misma batidora o con varillas. Si queréis, la nata se le puede incorporar el día anterior, pero por costumbre lo hago así. Y por tranquilidad, que suelo hacer bastante cantidad y me dura para varios días y creo que es mejor añadirla un día después...


Si ha quedado muy espeso, se le puede añadir un chorrito de leche.

A la hora de servir, se suele aderezar con un poco de perejil picado.

Pero en mi casa mi madre siempre ha cogido un trocito de la parte verde del puerro (ese que habíamos reservado antes), y lo partimos muy, muy finito. Le da un puntito crujiente que nos encanta.



¡¡Y lista para comer!!



Como veis, no es para tanto... Así que espero que os animéis.

¡¡Besitos!!





Estoy enlazando esta receta a la fiesta de enlaces del blog Personalización de Blogs 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...