Mostrando entradas con la etiqueta RECETAS SANAS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta RECETAS SANAS. Mostrar todas las entradas

jueves, 1 de septiembre de 2016

ENSALADA DE REMOLACHA, BERENJENA ASADA, NARANJA Y QUESO DE CABRA - RETO COCINILLAS

Con el final del mes volvemos a la carga con el Reto Cocinillas. Y esta vez, toca salado.... y ligero.



Una ENSALADA DE REMOLACHA, BERENJENA ASADA, NARANJA Y QUESO DE CABRA...

La receta original es de Lorraine Pascale, como cada mes...


Y lleva remolacha asada, pero como no la encontré cruda y me había hecho a la idea de asar verdura, le incluí la berenjena, y le quité las avellanas, para hacerla algo más ligera... 

Los ingredientes que he utilizado han sido:
- 1 remolacha cocida
- 1 berenjena
- 1 naranja
- 1 rulo de queso de cabra
- 1 bolsa de lechugas tipo "mezclum"
- romero
- Aliño: AOVE, vinagre de módena, jarabe de arce (o miel), sal y pimienta.

Lavamos y cortamos la berenjena en rodajas de unos dos centímetros, y a su vez en trozos.

Disponemos sobre una fuente de horno, con aceite y romero. Y asamos una media hora a 200ºC.


Dejamos que se atempere.

Preparamos la ensalada, mezclando los ingredientes del aliño (Lorraine lo hace metiéndolos en un tarro de cristal, cierra bien y lo agita con energía), y aderezamos y reservamos.

Por otro lado, picamos la remolacha en dados.

Pelamos la naranja a lo vivo, y reservamos los gajos. 

Y cortamos el queso en rodajas como de un centímetro.

Sobre la ensalada aliñada incorporamos la berenjena...


La remolacha...


Los gajos de naranja...


Incorporamos las rodajas de queso de cabra y a servir y comer!


Nos gustó mucho. La combinación del dulce de la remolacha con el ácido de la naranja y el punto amargo de la berenjena, en mi opinión, va muy bien. Además, la mezcla de texturas, crujiente y cremoso, templado y fresco... ¿Vamos, todo un éxito!

¿Queréis ver cómo les ha quedado la ensalada a mis compañeras de reto? Pues aquí tenéis los enlaces:

Natalia, de Sabores de Nati

Y aquí teneis la receta lista para imprimir.


¡Besitos!

lunes, 22 de agosto de 2016

GRANIZADA DE SANDIA

¡Que levante la mano quien alguna vez haya probado una sandía y haya pensado que estaba comiendo pepino!!!

A mi me pasó no hace mucho. Una tarde que se vino mi sobrina a casa. Y a la hora de merendar "A mi me gusta más la "zandía"!!" Pues sandía para mi sobrina.

Yo tomaba melón, que estaba buenísimo, y cuando ella lo probó, me lo dijo... "Hmmm! Qué bueno!"

Le propuse compartir meriendas pero directamente me dijo que ella se comía el melón, que la sandía para mi... Cuando la probé me dio pena: la pobre, comiendo una sandía tan insulsa, y sin protestar... Con lo que le gusta a ella la fruta....

Y me quedé con una sandía que, aunque era pequeña, estaba casi entera...

Así que pensé que algo se podría hacer con ella en la Thermomix... Y buscando por la red, encontré esta receta, que fue todo un éxito, porque lo mejor es que, sin saber a nada la fruta, la granizada sí que sabía a sandía...


Para hacerla utilicé:
- 800 gr. de sandía en trozos (sin pepitas)
- 8 hojas de hierbabuena (o menta, que nunca me acuerdo de qué es lo que tengo en la terraza....)
- 100 gr. azúcar moreno
- 1 limón
- 800 gr. hielos 
- azúcar blanco para decorar

Aunque yo la hice con la Thermomix, para hacerla de modo tradicional podéis utilizar una licuadora o una batidora. Para el hielo, si no tenéis una batidora con opción para picar hielo, podeis meterlos en una bolsa de congelación, ésta entre varios paños de cocina, y golpear hasta que quede el hielo picado (parece engorroso pero lo he hecho varias veces y no lo es tanto, creedme..)

Y ahora vamos con el paso a paso.

Partimos la sandía y la añadimos al vaso de la Thermomix.


Exprimimos el limón, lavamos las hojas de hierbabuena, pesamos el azúcar y lo pasamos todo al vaso.


Programamos 10 seg., velocidad 8.

Añadimos los hielos (recordad que si son industriales hay que pasarlos por agua antes), y programamos velocidad 10, unos 10 segundos (depende también del calor que haga... A lo mejor necesitáis darle un poco más)


Humedecemos el borde de los vasos con la granizada, con cuidado de que no gotee, y posamos sobre un vaso o cuenco donde habremos puesto previamente el azúcar blanco para decorar y que habrá que dejar secar un poco. Depende también del calor y de la humedad que hagan, puede tardar desde un minuto hasta un buen ratito...

Servimos, disfrutamos y no nos podemos creer lo buena que sale e, insisto, el sabor a sandía que tiene...


Espero que os animéis a hacerla, y que os ayude a llevar mejor las tardes de calor...

¡Besitos!

domingo, 31 de julio de 2016

MOUSSE DE CHOCOLATE CRUDIVEGANA - RETO COCINILLAS

Sí, sí; estáis leyendo bien: Reto Cocinillas y receta crudivegana (o raw vegan)...
Es lo que pasa por seguir a Lorraine Pascale, que se anima con las nuevas "modas" de la cocina, y detrás que vamos todos... :-D

Este mes toca dulce y, después de un par de meses sin aparecer por aquí (agradezco de corazón a los que habéis seguido leyendo el blog y comentando las entradas; prometo contestar a todos), me reincorporo con mis queridos compañeros del Reto Cocinillas, con esta sorprendente receta:


MOUSSE DE CHOCOLATE, JENGIBRE Y PLATANO SIN AZÚCAR REFINADO, siguiendo la receta de Lorraine Pascale.


Y nos hemos animado por esta receta que, además de ser considerada sana, ya que no lleva azúcar refinado, no necesita horno, ni cocina ni nada (claro, si no, no sería "raw food")... Y con estas temperaturas que estamos sufriendo, pues es de agradecer.


Los ingredientes propuestos por Lorraine son:
- 2 plátanos maduros, pelados y troceados
- 2 aguacates maduros, pelados y deshuesados
125 g (4 ½ oz) dátiles de Medjool, sin hueso
- 75 g (3 oz) de cacao en polvo sin azúcar
- 2 cucharaditas de jengibre molido
- 2 cucharaditas de jengibre fresco rallado muy fino 
- 1 cucharadita de canela (esto es incorporación mía...)


En teoría estas cantidades son para 6 raciones pequeñas. Con la mitad de los ingredientes a mi se salieron cuatro mini raciones, peo hay que tener en cuenta que sale un postre muy consistente....

En el vaso de la batidora voy poniendo los ingredientes. Primero el plátano y los dátiles.


Luego el aguacate, que como podéis ver, de maduro no tenía nada, lo que hizo que el proceso se complicara un poco...


Por último, el cacao y las especias. Jengibre fresco no he utilizado, porque da un punto cítrico que a veces no gusta en casa...


Trituramos bien. Cuando esté todo bien triturado, insistimos un poco más para que quede un poco espumoso, como una mousse...

Servimos y podemos comer en el momento o enfriar en la nevera un rato. Si la enfriamos la mousse quedará algo más consistente...

Nosotros esperamos a que se enfriara, pero no se recomienda comer este postre pasadas 24 horas...


¿Os animáis? ¡Habéis hecho antes alguna receta vegana o crudivegana?

A mi me ha sorprendido mucho. Al hacerlo lo probé y no me convencía, pero en frío me encantó...

Bueno, antes de nada voy a ver cómo les ha quedado la mousse a mis compañeros de reto...

¡Besitos!

jueves, 12 de mayo de 2016

12 + 4.0 = 16 ABRIL

Aunque llegue con unos días de retraso, no puedo dejar de participar en esta iniciativa que Flor de Mums & klDS nos propone: publicar el mismo día cada día 4 de cada uno de los 12 meses de este 2016: 12+4.0=16.

Si habéis visto mis entradas anteriores, las imágenes que yo voy a compartir este año son de algunas de mis aficiones: gastronomía, viajes y celebraciones, manualidades (incluyendo punto y costura), y flores y plantas

En abril he probado una receta nueva: pizza con la base hecha de brócoli....



Nos os podéis imaginar lo riquísima que estaba... Tengo que repetirla y hacer fotos más bonitas para compartir la receta con vosotros...

En abril, además, puse al día la terraza, con unas petunias blancas preciosas, y que le dan muchísima luz al balcón...



Como he comentado en post anteriores, me he apuntado a clases de costura (los Reyes me trajeron una máquina de coser), y una de las cosas que tenía ganas de hacer son saquitos de semillas, para calentar en el microondas y consolar el frío o el dolor...




Para terminar, una foto de los últimos días de abril... En el puente, nos fuimos a la playa, que llevábamos tiempo sin ir y teníamos muchísimas ganas... Y de un buen pescado al espeto... 



Y ése ha sido mi resumen del mes de abril...



¿Os apetece ver cómo les ha ido al resto de participantes? Pues pinchad en la foto



Y también mis anteriores participaciones de las iniciativas de Mums&kIDS:



ENERO

Iniciativas de años anteriores:
12.13.14 (pincha aquí para ver las fotos) 
12+3=15 (aquí para verlo)

¡Besitos!

sábado, 30 de abril de 2016

ALBONDIGAS VEGANAS DE GARBANZOS CON SALSA DE TOMATE ROMERO Y PIPAS DE CALABAZA - RETO COCINILLAS

Volvemos a la carga con el Reto Cocinillas de LOK@S POR LORRAINE, donde cada mes hacemos una receta de la chef Lorraine Pascale.

Este mes toca salado, y hemos tirado por la vía vegana, aunque cada uno con sus modificaciones...


ALBONDIGAS VEGANAS DE GARBANZOS CON SALSA DE ROMERO Y PIPAS DE CALABAZA

He de admitir que no me convencía mucho la receta.. ¡¡pero nos ha encantado!!.

Además, es muy fácil de hacer y no se tarda mucho.


Casi se tarda más en escribir el nombre que en hacer las albóndigas en cuestión...

Pero mejor explicamos la receta paso a paso...

Para hacer las albóndigas necesitaremos:
- 1 tarro de garbanzos cocidos
- un pellizco de sal gruesa
- 8 cucharadas de pan rallado sin gluten (o normal), aunque al final yo no he utilizado ninguno
- 2 dientes de ajo
- 1 cebolla
- 1 cucharadita de chile en polvo o en escamas
- aceite, pimienta y harina

Para la salsa:
- 2 cucharaditas de semillas de comino
- 2 cucharaditas de cúrcuma (que yo he sustituido por curry)
- 2 ramitas de romero finamente picado
- 1 puñado de semillas de calabaza
-
500 g de pasatta (puré de tomate italiano), que yo he sustituido por concentrado de tomate.
- 2 cucharaditas de salsa Worcestershire vegetariana o normal
- 2 dátiles, finamente picados
- un chorrito de vino tinto (vegetariano o regular) – opcional. Como siempre, en casa el vino que utilizamos es FINO D.O. MONTILLA-MORILES

Escurridos los garbanzos, lo ponemos junto con la sal, la pimienta, la cebolla y el ajo en la batidora, con el chile (yo no lo puse porque no nos gusta mucho…) y mezclamos hasta que formen una pasta gruesa.
Como mis compañeros de reto comentaban que se deshacían, sofreí previamente la cebolla y el ajo, para no tener que hacerlas tanto rato.
Si vamos a utilizar pan rallado lo incorporamos ahora y mezclamos suavemente.

Comenzamos a hacer las albóndigas. Para que me resultara más fácil, me puse un poco de aceite de oliva en las manos, y luego fui dejando las bolas en un plato con harina (puede ser de garbanzo para que el plato sea apto para celíacos), para cubrirlas con ella para que sellen bien.

Ponemos un poco de aceite en una sartén y añadimos las albóndigas con cuidado, hasta que estén doradas.

Apartamos y en la misma sartén comenzamos a hacer la salsa, poniendo en ella comino, cúrcuma (en lugar de ésta yo he utilizado curry), romero y pipas de calabaza hasta que comience a oler el comino, moviendo la sartén para asegurarse de que todo se cocine de manera uniforme. A continuación, añadimos el concentrado de tomate, los dátiles picaditos, y un chorrito de vino, que en este caso va a ser Fino Montilla Moriles.

Dejamos que se haga la salsa como unos 8 minutos. Salpimentamos e incorporamos de nuevo las albóndigas, con mucho cuidado, a fuego medio, un minuto más o menos (que si no de pueden deshacer).


Servimos calentitas y disfrutamos.



Y para ver las demás versiones, pasaros por los blogs de mis compañeros de reto:

viernes, 4 de marzo de 2016

12 + 4.0 = 16 FEBRERO

El mes pasado comenzamos con la tercera iniciativa de Flor, de Mums & klDS: se trata de publicar cuatro fotos cada día 4 de cada uno de los 12 meses de este 2016: 12+4.0=16. Pero con imágenes "a posteriori", es decir, el día 4 de cada mes, imágenes de lo que hayamos hecho el mes anterior, realcionadas con la temática que cada uno elija.

Os comentaba en la primera entrada el mes pasado que había pensado en compartir imágenes de algunas de mis aficiones, como la gastronomía, viajes y celebraciones, manualidades (incluyendo trapillo y punto, mi última afición), y flores y plantas.

El 10 de febrero comenzó la Cuaresma. ¿Qué os parece esta receta de espinacas con garbanzos, típica de esta época del año?



Un destino muy típico en esta época es Granada. La Sierra está a tope de nieve, y la ciudad, preciosa, y con muchísimo ambiente. Así que muchos años nos hemos dado un salto, ya que estamos tan cerquita, y tenemos amigos dispuestos a llevarnos a disfrutar del "tapeo granaíno"


Febrero también es conocido por ser el mes de los enamorados. Así que cuando mi sobrina de 4 años me dijo que todavía nadie le había hecho un regalo de San Valentín le tejí este cojín en punto grueso de la colección que estoy siguiendo


Por último, febrero nos trajo una sorpresa en el balcón: florecieron los narcisos.Es algo que me encanta de los bulbos... Como los maceteros no dejan de tener plantas todo el año, se me olvida que los he plantado, y si me acuerdo no sé en qué macetero lo hice... Así que cuando salen son siempre una sorpresa...



¿Qué tal ha ido para vosotras el mes de febrero? Espero que como mínimo, haya sido un mes bueno. Si queréis ver cómo ha sido para el resto de participantes en esta iniciativa, podéis pinchar en la imagen.


Y aquí mi resumen con la fotos de febrero.



Aquí podéis ver mis fotos de ENERO.

Y si queréis ver las iniciativas de años anteriores:
- el primer año fue 12.13.14 (pincha aquí para ver las fotos) 
- y el año pasado 12+3=15 (aquí para verlo)

¡Besitos!

viernes, 26 de febrero de 2016

RISOTTO MILANESA O AL AZAFRAN

Hace ya unos cuantos años fui con Rafa a un curso de cocina en el que nos enseñaban varias recetas de cocina buenas para prevenir migrañas. Después de las explicaciones de cómo se hacía cada cosa, cada pareja hacía una de las recetas, y nosotros fuimos rápidamente, en plan me escabullo, que no se note que corremos pero vamos a llegar los primeros a la mesa del risotto...

Todavía no estaban tan de moda los risottos, así que para nosotros era "lo más"...

Después he ido aprendiendo, leyendo y también improvisando, y humildemente creo que se puede decir que se han convertido en una receta que domino... 

Una de las cosas que aprendí a posteriori fue que el risotto que nos enseñaron aquel día y que era bueno para mis migrañas tiene un nombre oficial: RISOTTO ALLA MILANESA.



Así que os voy a contar como lo hice, además de contaros un poquito de las propiedades del azafrán...

El Azafrán (Crocus sativus) es una planta que procede de oriente Próximo, aunque actualmente se cultiva en España y toda la cuenca mediterránea hasta la India. Florece entre septiembre y octubre.

Su nombre procede del término árabe "za'fán", que hace referencia al color amarillo, ya que de este color quedaban no sólo las comidas condimentadas con azafrán, sino también los tejidos teñidos con él... ¡A que no os lo esperabais!

Es la especia más cara, debido a que para obtener 1 kg. de azafrán seco hacen falta recolectar unas 150.000 flores. Un inciso... No sé si habéis tenido ocasión, pero ver los campos con la flor del azafrán recolectada, que van dejando a los bordes de los caminos, es una preciosidad...

Antiguamente, además de utilizarse para condimentar y teñir, se utilizaba como planta medicinal para enfermedades cutáneas y oculares, e incluso para combatir la peste y como método anticonceptivo...

Hoy en día, las propiedades reconocidas de esta especia son variadas: actúa como tranquilizante suave; mejora la circulación (por eso nos propusieron el risotto con azafrán para la migraña) y fortalece el corazón; regula la menstruación y tiene efecto afrodisíaco.

Ojo, que también tiene sus riesgos: una sobredosis tiene efecto narcótico, y a partir de 10 gr. es letal.

En cocina, se utiliza para sopas, mariscos, salsas y hasta platos dulces, y por supuesto, para arroces.

Es interesantísimo todo lo que he leído sobre el azafrán, leyendas incluidas, pero no me puedo pasar aquí tres días, así que, con la recomendación de que sigáis indagando en las curiosidades de esta especia, voy ya con la receta para el #reto especialízate6

Para hacer este risotto para 4 personas necesitaremos:
- 1 y 1/2 caldo de pollo
- 1 cebolla mediana
- 60 gr
- mantequilla
- 350 gr. arroz (tipo bomba)
- 100 ml. vino blanco D.O. Montilla-Moriles (u otro blanco seco)
- 2 pellizcos pequeños de hebras de azafrán
- 50 gr. queso parmesano en lascas

Como veréis no utilizamos sal, porque el parmesano es un queso bastante salado.

Una de las características del risotto es que se le va añadiendo el líquido poco a poco, conforme lo vaya pidiendo. Así que ponemos a calentar el caldo, para que cuando se incorpore al arroz no corte la cocción por estar demasiado frío.

Por otro lado, picamos la cebolla. En una sartén o cazuela derretimos la mitad de la mantequilla y cuando empiece a formar espuma, añadimos la cebolla y la rehogamos.



Cuando empiece a dorar, añadimos el arroz.

Hay que mantenerlo unos dos o tres minutos rehogándolo, hasta que quede como transparente.



Añadimos el vino y removemos.

A estas alturas ya estará el caldo caliente, así que en medio vaso de caldo ponemos el azafrán en remojo.

En cuanto el vino se consuma, vamos añadiendo caldo caliente, sin dejar de remover, cucharón a cucharón, esperando a que se absorba cada vez antes de añadir más caldo.

En unos 20 minutos aproximadamente ya tendremos nuestro risotto al punto. Apartamos del fuego y añadimos el resto de la mantequilla y las lascas de parmesano. Removemos un poco.


Removemos también el caldo con las hebras de azafrán, que tomará un color amarillo, vertemos sobre el arroz, y mezclamos todo con un tenedor.



A mi me gusta dejarlo reposar, tapado, unos cinco minutos como mucho. No sé si conocéis el dicho "Arroz: mal guisado y bien reposado". Pues éso....

Servimos y disfrutamos nuestro Risotto a la Milanesa, hecho con una especia con mucha historia y leyenda.


Animáos, porque además, es muy suave y bastante ligero...


Y para saber más y ver otras recetas con azafrán...


¡Besitos!

viernes, 19 de febrero de 2016

QUINOA CON VERDURAS Y CURRY

Esta vez he preparado una receta con unos ingredientes exóticos, aunque cada día son más habituales en nuestra cocina: QUINOA CON VERDURAS Y CURRY


No sé si conocéis la QUINOA. A mi me la recomendaron hace unos cuantos años, así que de vez en cuando la utilizo en sustitución de arroz, principalmente en ensaladas.

La quinoa es una semilla originaria de la Cordillera de los Andes, que se puede utilizar como cereal (de hecho se utiliza muchísimo como cereal), por lo que es estupenda para los celíacos, ya que no contiene gluten. Tiene un bajo índice glucémico, por lo que se aconseja para diabéticos y regímenes de adelgazamiento, y además ayuda a controlar el nivel de colesterol en sangre (tiene, por ejemplo, omega 3 y omega 6).

Su uso es bien sencillo: se enjuaga un poco bajo el grifo y a continuación, se hierve como si fuera arroz.

Os cuento también que el curry no es una especia en sí, sino una mezcla de especias procedente de India y Sri Lanka. Normalmente lleva cúrcuma (que es la que le da el color amarillo), jengibre, cilantro, pimienta negra, comino y granos de mostaza. Ésta sería, por así decirlo, la mezcla básica, que además es suave de sabor. 

A esta mezcla básica se le pueden añadir guindillas, chiles (que darían lugar a los currys picantes), canela, nuez moscada...

Se puede decir que la mezcla depende de cada familia...

Como curiosidad, deciros que el curry en origen no lleva sal ni cardamomo, pero en las versiones europeas muchas veces se pueden encontrar.

La mezcla de especias hace que se estimulen los jugos gástricos y biliares, por lo que favorece la digestión. En los casos que lleva especias picantes, tiene efecto antiséptico

Pero vamos con la receta...

Vamos a necesitar (para 4 personas):
-  1 y 1/2 tazas de quinoa
- 1/2 cebolla mediana
- 1 diente de ajo
- 1 zanahoria más bien grande
- varias ramitas de brócoli
- 2 ó 3 cucharaditas de curry
- aceite, sal y pimienta

Colocamos la quinoa en un colador y enjuagamos un poco bajo el grifo.

Ponemos agua a hervir, con un pellizco de sal, e incorporamos la quinoa. Dejamos entre 12 y 15 minutos.

Por otro lado, picamos la cebolla y el ajo y sofreímos con aceite de oliva en una sartén. 

Cuando empiece a estar transparente la cebolla, incorporamos la zanahoria, picada en brunoise, y varias "ramitas" de brócoli


Mientras, habrá terminado de hacerse la quinoa, así que escurrimos bajo el grifo y reservamos.


Pasados unos 10 minutos (en casa gusta que la verdura quede un poco "al dente") incorporamos la quinoa.


Añadimos un poco de pimienta negra recién molida y para terminar, añadimos el curry, dos o tres cucharaditas, según el gusto de cada uno.


Removemos un poco y servimos. Si queremos que quede más especial, podemos utilizar un aro...


Levantamos con cuidado, y a comer!!


¿Os apetece? Os dejo la receta lista para imprimir.


Con este post además participo en el Reto Recetas Sanas de facilisimo.com



¡Besitos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...